El conjunto de Nabil Maaloul prefirió no correr riesgos ante un rival sin nada en juego. La presión la acaparaba el otro duelo del grupo, el que disputaron la República Democrática del Congo y Guinea. El conjunto congoleño aún suspiraba por la clasificación. Pero para ello necesitaba ganar su partido pero que Túnez cayera contra Libia.El Congo ganó y terminó segundo a un punto del Mundial. Túnez no falló en el Estadio Olímpico de Rades, que se convirtió en una fiesta permanente hasta el final, cuando se celebró el retorno tunecino a una fase final.

Túnez

Your shopping cart is empty!